Harmony Workshop

Lección 9

Harmony Workshop

Todos hemos escuchado la expresión, “puro de corazón y limpio de corazón” y, por supuesto, nos han enseñado, por lo general, a considerar que esto significa que no pensamos mucho en el sexo. Sin embargo, la Enseñanza indica que se debe a las “cuentas por cobrar”, que hemos creadocuentas por cobrar en contra de todas las personas y que nos deben y que esto hace que el corazón sea impuro o inmundo. Sería interesante si obtuviéramos un pequeño libro de registro, si es posible, no muy pequeño. En el libro, anoten el nombre de la persona en la parte superior de la hoja, en contra de quien tenemos una cuenta por cobrar y luego anoten todas las cosas que nos deben.

Ahora bien, en muchas personas esto se puede iniciar con los padres o las personas que lo cuidaban a uno cuando el ser era pequeño. Esto puede incluir a los maestros y a los compañeros del niño al crecer. Puede incluir varios encontronazos con personas de autoridad. En cualquier caso, vamos a hacer un libro en el que pondremos el nombre de la persona en la parte superior y luego el incidente en el cual nos deben, en otras palabras, nos maltrataron de una forma u otra. Luego, en el otro lado, pondremos lo que nos deben. Vamos a descubrir que es imposible que ellos nos paguen lo que nos deben. Si decimos que nos deben una disculpa, nos deben una disculpa. Por lo que nos piden una disculpa y ¿qué es lo qué anotamos? ¿Hemos perdonado por completo, olvidado el incidente o dijimos que realmente no lo dijeron en serio? Solo lo dijeron para que me sintiera mejor y aún tenemos la cuenta marcada: no pagada.

Esto se conoce como una carga y la mayoría de las personas se sienten abrumadas por grandes cargas porque consideran que todas las cosas y todas las personas con las que sostienen una relación son un tanto agraviantes, dañinas, y maltratan al ser. Existe una vieja canción que el orador escuchó en las colinas de Kentucky, en pequeñas iglesias de madera que dice: “Lleva tu carga al Señor y déjala ahí”. Por lo tanto, Yo va a observar a cada una de estas cosas por las que el ser (el yo) tiene cuentas por cobrar contra alguien, todo el mundo que parezca que le debe al ser (el yo), Juan o María. Vamos a registrarlo. Se reporta a X y luego lo dejaremos allí. Es muy interesante observar a una persona que lo ha hecho. Comienzan a levantar la cara; comienzan a ser menos nerviosos, estar menos agitados, menos exasperados. Han eliminado una tremenda carga, se ha eliminado una gran limitación. Se ha quitado una gran carga de la espalda y el pecho, porque todo ello significa cuentas por cobrar. En una forma de auto-compadecerse, justificar la cólera, justificar el resentimiento detenido, e incluso puede ser la forma de justificar la apatía, y, por supuesto, uno está siempre en un estado de aprensión, por temor a que hagan otras cosas, las que tendremos que sumar a las cuentas por cobrar en contra ellos. Así que llevaremos un registro. 

Ahora, para comenzar, vamos a tomar algunas de las cosas que anotamos en las cuentas por cobrar, por lo que tendremos una especie de mapa preliminar para nuestra observación. Han existido por tanto tiempo, se han dado por hecho enormemente que a uno, en algunas ocasiones, se le tiene que recordar levemente lo que realmente se entiende por cuentas por cobrar, y lo que sucede.

“YO” Creo que todos los que tienen una relacion cercana conmigo a veces me maltratan. Ahora está hablando el ser (el yo), Yo está observando al ser (el yo) y las cuentas por cobrar y lo que ellos tendrían que hacer para que esa cuenta quede cancelada.

“YO” creo que “YO” merezco más agradecimiento/aprecio del que recibo. ¿Cuántas cuentas por cobrar tenemos contra las personas que no apreciaron lo que hice por ellas? Sabes, ese pequeño no-yo y su familia que dice: “Es importante complacerlos y yo hice tanto por complacerlos, pero no lo apreciaron”. Después de todo, uno no los complació porque estaba dispuesto, sino porque uno esperaba recibir algo de ellos, y si uno no lo recibe, “me deben”. ¿Y cómo me lo pagaran? Cuánto aprecio tendría que recibir antes de cancelar esa cuenta en contra de esa persona, por la que hice tanto y no lo apreciaron. Podría ser un hijo, hija, padre, asociado, extraño, o lo que sea. 

“YO” Creo que debido a las circunstancias “YO” jamas he tenido la oportunidad de demostrar mi verdadera grandeza. Las personas forjan las circunstancias, por lo que puede haber varias bajo esto, o podríamos simplemente poner “Circunstancias” en la parte superior de la página. Y las circunstancias me deben muchísimoporque me han negado mucha felicidad, placer, atención, aprobación y un gran sensación de importancia, pero debido a las circunstancias, que se componen de personas, nunca he tenido la oportunidad de demostrar mi verdadera grandeza del ser interior”. 

“YO” creo que tengo derecho a salirme con la mia, y si “Yo” no me salgo con la mia ahora, alguien me debe. En todo caso se debió a que alguien tiene la culpa, cometió el error, fue la causa de que yo no me saliera con la mía y ahora me deben. ¿Cuánto me deben? ¿Qué es lo deben? Y ¿se podría realmente pagar y cancelar esa cuenta?

“YO” creo que si tu fueras decente y bueno me ayudarias a salirme con la mia ahora mismo. Tengo una cuenta por cobrar porque ni siquiera me ayudaste. Quizás no fuiste quien se interpuso en el camino, pero no hiciste ningún intento de tumbar a esas personas, de quitarlas de mi camino para poder salirme con la mía. Así que tú también estas en deuda conmigo porque no hiciste lo que deberías haber hecho para poder salirme con la mía. Vamos a ver cómo podrías pagar.

“YO” creo que “YO” tengo el derecho a tener todos mis derechos y que todo lo que “YO” considere que son mis derechos, son mis derechos y que si fueras decente y justo te encargarias de que “YO” tuviera mis derechos. Alguien se interpuso en el camino de lo que consideré mis derechos y tengo cuentas por cobrar en contra de ellos. Probablemente incluye a muchísimaspersonas, por lo que habrá varias páginas en el libro que tendrán los nombres de diferentes personas porque no conseguí mis derechos. ¿Qué es lo que me deben ahora? Y ¿cómo se puede pagar y se puede pagar algún día?

“YO” creo que tu mereces la culpa y que es “mi” deber señalartelo y exigir que dejes de ser culpable, admitas tu comportamiento pasado y pagues por Los daños. Creo que vamos a encontrar que hay muchos nombres de diferentes personas con la misma cuenta por cobrar en contra de ellos a medida que hagamos nuestro libro y veamos cuanto me deben. ¿Cuáles son los daños que deben? ¿Qué podrían hacer para cancelar esa deuda que he cargado en contra de ellos? Puede ser la madre, padre, hermano, hermana, hijos, compañeros, socios de negocios, la gente en la calle, a veces un empleado en una tienda o el gerente de una tienda, a veces un médico, un abogado, un pariente de algún tipo, alguien con quien haya tenido una relación.

“YO” creo que tu y los demas me victimizan al hacerme sentir colera, culpabilidad, miedo, inseguridad, envidia, celos, etc. y “YO” creo que tu tienes la culpa de que yo este en este estado tan miserable. ¿Cuánto tendría que pagar esa persona antes de que yo cancelara la deuda y dijera, “Me siento maravillosamente bien, todo está olvidado?” Ves, tenemos el concepto de la palabra “perdonar” y la utilizamos con bastante libertad. Pero si uno observa al ser (el yo) cuando cierto incidente se menciona, uno encontrará que el ser (el yo) quiere patear, gritar y armar un escándalo porque la cuenta no se ha cancelado. Usamos la palabra “perdón” y decimos “perdono”, pero realmente sólo X lo puede cancelar. Por lo que Yo puedo observar al ser (el yo), reportarlo a x, y podemos experimentar el perdón, pero no creo que ninguno de nosotros pueda realmente perdonar. Ves, la naturaleza de Yo es reportar a X, con precisión, con respecto a lo que es, no a lo que parece ser cuando se ve a través del ideal del mundo, que es lo que crea la deuda. Cuando uno reporta que algo es una ilusión, que realmente nadie le debe nada al ser (el yo), entonces X perdona, y uno puede experimentar ese perdón, esa ligereza, ese estado de ser totalmente nuevo. Pero uno no puede perdonar, solo puede utilizar las palabras.

“YO” creo que “YO” tengo todas las virtudes en mas o menos el grado apropiado incluyendo la humildad al insistir en que “Yo” soy un incompetente. Sin embargo, “YO” creo que si alguien esta de acuerdo en que “YO” soy un incompetente, que estan siendo groseros y tienen una enorme deuda conmigo. Para ilustrar este punto: recientemente una persona se acercó y le dijo al orador todas las formas en qué eran incompetentes. Esto sólo se escuchó, no se estuvo de acuerdo ni en desacuerdo. Sin embargo, tres días después, el orador se encontró con la persona y en el momento, lugar y circunstancia apropiada, le dijo a la persona, con las mismas palabras, sin referirse al incidente anterior, lo incompetente que era. La persona estaba tan molesta por el hecho de que les dijeran que eran incompetentes que se fueron a casa y estuvieron enfermos, en cama durante tres días. Y más tarde, se le recordó: “Tu dijiste esto y te lo repetí palabra por palabra y entonces te molestaste mucho por ello. Pero no estabas molesto cuando estabas parloteando con respecto a lo incompetente que eras”. Esto fue un evento sumamente revelador para la persona. La persona ha seguido observando al ser (el yo). Hasta el momento no se habían observado; solo habían hablado de hacerlo. En ocasiones, quizás los métodos fueron un poco drásticos. En este caso, como lo estamos haciendo, a través de cintas grabadas, uno se regresa y lo escribe, y uno empieza a ver que uno realmente tiene tremendas cuentas en contra de las personas. Cuando uno “forma un drama” de ser muy humilde y muy humillado y ellos mismos están contando la historia, simplemente es otra manera de tratar de llamar la atención para el ser (el yo) y hacer que todo el mundo nos diga que no es verdad. ¿Cuántas veces ha contado uno una historia triste a otras personas y no estuvieron de acuerdo con nosotros y no intentaron que cambiaras de opinión y convencerte de que no eras todas las cosas que decías ser? Hay una cuenta en contra de ellas, “Todas ellas deberían decirme, por supuesto, tu no eres esto, no eres incompetente. Tu eres muy competente, eres una de las personas más competentes que jamás he visto”. A medida que esto sucede uno observa todas estas cuentas. Esto no es un trabajo de un día, no es un trabajo de una semana; es un trabajo que empieza hoy. Es un trabajo para trabajar en forma muy diligente esta semana y seguir agregando al mismo a medida que observo a cierto no-yo astuto que rara vez permite que lo sorprendan en el acto, pero toma nota de ello. Uno, en ese momento,  empezará a experimentar lo que significa no estar agobiado por un carga, empezará a experimentar un alivio, empezará a experimentar la ligereza y la alegría del perdón, no porque uno ha perdonado, sino porque uno ha visto y reportado. X perdona y está comenzando a limpiar el corazón; está comenzando a purificarlo, porque una de las mayores impurezas que posee es llevar esta carga de las cuentas por cobrar en contra de casi todo el mundo con quien ha tenido una relación a través de los años. 

“YO” creo que “YO” soy capaz de dirigir tus asuntos y que no tendrias dificultades si simplemente tomaras mis consejos. ¿A cuántas personas les diste consejos y no los tomaron? Y, por supuesto, creamos una tremenda cuenta en contra de ellos. Sobre todo con respecto a los niños, nuestra pareja, socios y empleados. “Si simplemente hubieran tomado mis consejos y hecho lo que les dije habrían estado bien”. Ahora, todo ello no solo lo observarás en el ser (el yo), lo escucharas en muchos otros lugares a los que uno va y en la mayoría de las conversaciones que tenemos con las personas. Escucharás como estas diferentes cuentas por cobrar se crean, se recuerdan y escucharás las quejas porque la cuenta no se ha pagado. Siempre y cuando podamos escucharlo en los demás, y no condenar ni justificar a los demás, logrará ser un excelente espejo que facilite la observación del ser (el yo). Cierto no-yo dirá, “Se encuentran en muy mal estado y yo estoy muy bien, porque he examinado a dos o tres de estas cuentas por cobrar”. Pero recuerda, si puedes escuchar a alguien más referirse a una cuenta por cobrar y expresar en que forma alguien le debe a causa de su conducta perversa, es casi seguro que la misma cuenta por cobrar aún existe en el ser (el yo). Por lo tanto, voy a observar al ser (el yo) con una intensidad renovada cuando escuche a alguien más sacar la conversación sobre una cuenta por cobrar que se les debe y la carga que llevan a cuestas. Esto facilita la observación de las cuentas por cobrar que aún tienen otros yos en el interior, lo cual hace que el corazón sea impuro e inmundo debido al peso de las antiguas cuentas, la confusión de los libros de contabilidad. Al mismo tiempo, esto mantiene al ser (el yo) totalmente concentrado en sí mismo e intenta conseguir que Yo, el observador, se identifique con él y que esté totalmente absorto. Nunca considera como ven las cosas los demás. Nunca considera que los demás tengan sentimientos, que los demás tengan no-yos que los dirigen, que los demás están dormidos y que no esperemos que sean considerados con el ser. A media que lo observamos podríamos estar considerando a los demás en lugar de considerar constantemente: “De que manera me afecta todo”.

“YO” creo que “YO” creo cada una de estas cosas y muchas mas cosas son el unico “YO” que es “YO.” En otras palabras, la persona a veces crea una cuenta incluso en contra de la Enseñanza por sugerir que existen otros yos, otras personalidades que andan por ahí. Y es muy molesto para el ser (el yo) darse cuenta de que existen muchos yos, que la casa está llena de muchas cosas. Mientras Yo estuvo hipnotizado se le hizo creer que era “el único”. Si alguien sugería que existían los demás, en ocasiones se molesta mucho y crea una cuenta incluso en contra de la Enseñanza y dice, “Me ha alterado, me ha perturbado, me ha acusado falsamente de ser muchos en el interior”. Una persona dijo: “Vaya, es incluso decir que soy esquizofrénico”. Yo no diría esquizofrénico porque esquizoide significa dos, dividido en la mitad. Yo diría multifrénico. No es algo por lo que molestarse. Es algo por lo que alegrarse, porque cuando uno empieza a enterarse de ello, va saliendo del atolladero de las irritaciones y molestias, de tantas emociones perturbadoras, tantas adaptaciones destructivas en el cuerpo, en el momento que uno está empezando a encontrar la manera de salir de un estado de ser muy desagradable. Uno se está enterando de lo que los está produciendo. Son muchos, no sólo uno. A medida que empezamos a verlos nos damos cuenta de que hemos encontrado un camino que nos lleva hacia la luz del sol. Así que en vez de estar molesto cuando uno ve la verdad sobre sí mismo, se da cuenta de que muchas de nuestras ideas favoritas y heridas favoritas son todas ilusiones. Cuando uno ve una ilusión como lo que es, uno entonces está viendo la verdad y la verdad nos hace libres. ¿Cómo ocurre esto? Yo ve la verdad, Yo, el observador, ve la verdad sobre algo, lo reporta a X y X deja inoperante a la ilusión, fuera del camino. Por lo tanto, X opera en lo que uno ve como verdad. Y por supuesto, cuando uno ve la verdad, ha sido liberado de una mayor irritación y molestia, de la constante lucha de ese no-yo por hipnotizar a Yo para que se identifique con él. Por lo tanto, es una de las cosas más bellas que uno puede descubrir, que existen muchos no-yos que andan por ahí, cada uno de ellos tratando de hipnotizar de nuevo a Yo y hacer que se identifique con ellos y se duerma a fin de que puedan reportar directamente a X y ganar energía para sus planes diabólicos de destruir el ser. 

“YO” no creo que existen muchos yos dentro de mi, cada uno con voluntad propia, cada uno tratando de administrar por completo la casa llamada el ser. “YO” no creo que esta casa esta constantemente en conflicto y “YO” no creo que esta en un estado de deterioro, que tarde o temprano se expresara exteriormente. “YO” creo que las enfermedades me atacan. “YO” creo que la gente me maltrata. “YO” creo que soy uno E íntegro dicen los no-yos, las personalidades, y tratan de hipnotizar a Yo para que esté de acuerdo con esto. Y el afán por quitarconstantemente del camino a Yo, el observador, a fin de poder reportar directamente a X, es algo digno de contemplar. No es algo para crear una cuenta por cobrar en contra de alguien. Uno descubrirá que a medida que observa estas cuentas, empieza a experimentar una ligereza, una libertad, una sensación de ser limpiado. Perdonar no es algo que uno puede hacer; sólo podemos decir las palabras. Lo único que podemos hacer es que Yo se desidentifique del ser (el yo) y observar todas las cuentas por cobrar en contra de casi todos los que hemos conocido, muchos de los cuales podrían incluso estar muertos ahora. Que las cuentas por cobrar aún siguen allí, como una carga que se lleva a dondequiera, algo que hace un desorden en la función de la conciencia del hombre, algo que lo mantiene asociando continuamente que algo puede suceder de nuevo y que esté en guardia. Observar estos no-yos es un reto continuo. Ahora bien, algo más que vamos a observar esta semana, asimismo, en que momento el ser (el yo) intenta establecer cuentas por cobrar en contra de alguien. Ahora bien, esto es muy observable, que podemos observar que el ser (el yo) aún está muy atareado tratando de crear cuentas en contra las personas, las cosas, las situaciones y eventos de todo tipo, que todavía está tratando de redactar cuentas. Uno lo observa mientras lo está haciendo, lo reporta a X y la cuenta no se crea. 

Ves, cuando fueron creadas a través de los años, Yo estaba profundamente dormido, hipnotizado por los no-yos e identificado con ellos. Todos los no-yos hablaban en nombre de Yo y como X siempre hace lo apropiado para la información que recibe, almacenó estas cuentas. Es una carga terrible. Es algo que nos hace ver de una manera distorsionada, torcida y uno siente constantemente un estado de ser maltratado porque las cuentas no han sido pagadas. A medida que lo observamos, vamos a ver que de ninguna manera se podía pagar la cuenta. Los no-yos lo dispusieron de forma que independientemente de lo que suceda la cuenta todavía sigue allí. Esta es la carga de la humanidad. Es una carga de la que pocas personas se dan cuenta del porqué se sienten agobiadas, y están envejeciendo, constantemente en un tipo de adaptación llamada enfermedad. Por lo que no hay paz. Uno tiene que retroceder y examinar estas cuentas por cobrar, y que los distintos no-yos están constantemente recordándole a uno que debe estar en guardia para evitar que alguien más nos maltraten. “Mira todo lo que aún se debe y no han pagado nada y todos ellos se están preparando para hacer algo”. Por lo general, uno tiene una sensación de sospecha, de ser dejado fuera de algo, de no ser apreciado, de ser maltratado de muchas maneras. En otras palabras, casi es un sentimiento de autocompasión, sino un sentimiento de autocompasión total. La autocompasión se conoce generalmente como depresión, infelicidad, ser desafortunado o simplemente como aflicción. Luego, por supuesto, todas las adaptaciones físicas que acompañan a ese estado, y uno está seguro de que se siente afligido porque el pobre cuerpo ha sido atacado por la enfermedad y entonces tendremos aún más cuentas por cobrar y forzados aún más hacia abajo, hacia la apatía y fuera del mapa. Así que vamos a despertar y observar las muchísimas cuentas por cobrar. No se pueden perdonar. Se puede reportar a X que no son válidas. Uno está viendo una ilusión como lo que es, que significa ver la verdad del asunto. Y cuando se reporta la verdad a X, X entonces utiliza la verdad para liberarlo a uno de la impureza, de cargas, de la aflicción y uno empieza a experimentar un estado de ser superior. Uno incluso podría estar experimentando interés vital por un tiempo.