Harmony Workshop

Lección 1

Harmony Workshop

Este es el inicio de una escuela nueva. Me han insistido mucho en que hagamos una escuela, una a la que las personas puedan acudir a un lugar determinado y puedan convivir y trabajar juntas por muchos meses, constantemente siendo expuestas a ciertas ideas, ideas que se tratan del estudio del hombre. Al encontrar que muchas personas de muchos lugares desean asistir a estas Escuelas, y que resulta ser un inconveniente, muy caro, y algunas veces casi imposible para las personas interrumpir sus hogares, negocios y sus trabajos por mucho tiempo para poder asistir a una de estas Escuelas. Después de mucho esfuerzo y bastante estudio y experimentación, hemos decidido grabar “la Escuela” en audio casetes. Nadie te va a vigilar. Por favor utiliza las cintas ya que están diseñadas para que puedas recibir el mayor beneficio y valor posible. Las cintas están numeradas del 1 al 48. No existe ningún nombre o título específico para cada cinta. Cada cinta se debe escuchar por una semana. Se sugiere que escuches la cinta, por lo menos, una vez al día y que consideres muy cuidadosamente el material contenido en cada cinta y que intentes observar estas ideas en tus asuntos y en tu vida cotidiana. La única diferencia entre una escuela que se hace y una a la que las personas acuden a un lugar determinado es que constantemente se les recuerda lo que están haciendo. Se les señalan constantemente ciertas ideas que pueden ser utilizadas para la observación. Estas ideas serán señaladas día a día, semana a semana. En 48 semanas, si utilizas las cintas según las instrucciones, encontraras que habrá una completa transformación en tu estado de ser.  

Ahora, el estudio habitual del hombre, que se ha llevado a cabo durante siglos, señala que el hombre está dividido en varios aspectos. Su fisiología es estudiada y existe considerable literatura sobre el tema de su fisiología—la función interna del cuerpo humano. Esto tiene muchísimo valor pero está separado como estudio del cuerpo y no toma en consideración lo que está sucediendo, ya sea en su estructura o sobre todo en su ser interior—su psique, su alma, su espíritu. Estas palabras son intercambiables. Existen estudios espirituales pero estos se han deteriorado gradualmente a “la observación del comportamiento”— tratando de incorporar cierto comportamiento y evitar otro tipo de comportamiento. En otras palabras, existe un intento por ser lo que suele llamarse “bueno”. Que uno sea amable, considerado, etc. Sin embargo, existemuchísimo en el hombre que no se saca a la luz y que no se estudia, así que a pesar de sus intentos por hacer esto, raramente o nunca tiene éxito. Si acaso llega a tener éxito, tiene cierto nivel de agitación interior y realmente no ha tenido éxito y únicamente ha sido condicionado a ser “bueno”. La estructura del hombre es estudiada y grandes obras de anatomía se realizan y tienen mucho valor para la cirugía, pero dan muy poco, si es que algo de entendimiento a lo que le está pasando a la estructura del hombre en la vida diaria, en cuento al envejecimiento, el dolor, el malestar, las deformaciones, etc.

Ahora la necesidad de una Escuela y para que estés al tanto de que tienes una Escuela, y que estas en una Escuela, y de que tienes todos los requisitos de una Escuela como si estuviera lejos en algún lugar escondido en el desierto de California, en las montañas de Idaho, o en un valle de Nuevo México, o en algún otro lugar. Estos son los requisitos para la Escuela: que uno tenga una Enseñanza, o una serie de ideas que le pongan luz a nuestros seres interiores, nuestro ser espiritual, le da una interpretación espiritual a todos los eventos de nuestra vida, tanto interior como exteriormente. Ahora pues, todas estas ideas no serán dadas a la vez. Se dan una por una y uno observa por sí mismo para confirmar si estas ideas son ciertas. No se debe aceptar nada simplemente porque se escucha en una cinta o porque se escucha en persona. Uno debe investigar, observar por medio de una observación cuidadosa, repetidamente, que estas ideas sean verdaderas o si no lo son, descártalas. ¡Pero no lo hagas desde el primer momento—continua un poco.

La primera necesidad de una escuela es un determinado conjunto de ideas, que ningún hombre afirma tener el crédito por haber originado. Han existido por mucho tiempo. Varias personas puede que lleven estas ideas y las compartan con los demás, pero las ideas son las que valen la pena, no la persona que lleva estas ideas. En esta terminología habitual decimos que es el contenido el que vale la pena, no el contenedor. Por lo tanto si tu contenedor es un audio casete, una persona, o lo que sea, son las ideas las que cuentan no la persona o medio o conducto por el que las recibes. Por lo tanto las ideas nos darán una luz—una interpretación espiritual a todos los eventos que uno experimenta en las diversas relaciones de la existencia cotidiana. 

Lo siguiente es que existen dos o más personas en una relación. Esto puede ser en el trabajo, en el hogar, la recreación, o en lo que sea. Solo una de estas personas necesita saber acerca de las ideas. Esta persona ¡eres tú! Por favor, no trates de forzar las ideas en ninguna otra persona. Deben utilizarse como una Luz Interior, no para ser enseñadas a otras personas, no se les imponen a ellas, ni nada. Si en alguna ocasión y más adelante en este camino se te darán instrucciones para estar consciente, entonces podrás comprobar si la persona verdaderamente quiere ser estudiante, y estudiar, o si es simple curiosidad. Así que principalmente existen dos o más personas, cualquier número de ellas, quizá 50 donde trabajas, o puede ser una familia numerosa, o puede ser una especie de servicio público, labor cívica, lo que sea y donde sea. Es probable que tengas muchas relaciones. Sean cuales sean la relaciones en las que uno se encuentre existe algo que observar en ellas y las ideas de la Enseñanza lanzan luz en las mismas para que puedas entender lo que está pasando en el hombre interior, en el estado interior, en el ser interior propio.

Así que hay dos o más personas en relación. No existe nadie tan aislado, que no tenga a alguien con quien sostener algún tipo de relación. En el trabajo, el hogar, recreación, lo que sea, a diario. Este trabajo no es para ermitaños. Solo una de estas personas necesita estar familiarizada con las ideas. De hecho, a veces es mejor que solo una esté familiarizada con ellas, tú. Una que tenga las ideas, está observando, y todos los demás van alegremente por su camino totalmente inconscientes de que tú estás observando. Ella debe estar utilizando la Enseñanza para sí misma, cuando menos parte del tiempo. La Enseñanza que no se utiliza, claro está, carece de valor alguno.

Algunas de las ideas de La Ciencia Del Hombre para el estudio y la experimentación, en este momento solo valdrán la pena como algo para estudiar, para estar consciente de ellas y que existe un conjunto diferente de ideas. Se darán tareas específicas, porciones de trabajo y las formas específicas de como observar estas ideas de vez en cuando. Así que no tengas prisa. La prisa genera desperdicio, tal como dice el viejo refrán. Lentamente, metódicamente y cuidadosamente procede por el camino. Uno está viajando por un camino nuevo y quizá, al principio, te parezca rocoso o escabroso, pero muy pronto será un recorrido muy encantador.

Algunas ideas de la escuela son las siguientes: El hombre y la mujer en la vida diaria no han estudiado o han tenido contacto o han tenido la oportunidad de utilizar las diversas ideas que arrojan luz al aspecto espiritual del ser humano y su relación entre su psicología, su fisiología, su estructura y su biología. Por lo mismo, una persona, sin este entendimiento o sin tener esta oportunidad, es mecánica. ¿Y qué quiere decir mecánica? Una cosa mecánica no tiene voluntad ni determinación propia. Esta absolutamente sujeta a lo que le suceda. Tu automóvil puede estar estacionado en la calle, lavado, encerado, puede tener el motor afinado, todo en estado perfecto, pero no tiene voluntad propia sobre si quedarse estacionado o ir a alguna parte. Lo hechas a andar y lleva a cabo la función de acuerdo a la forma que fue equipado, que fue diseñado. Un ser humano puede estar en tal estado que cualquiera puede oprimir un botón y hacer que se enoje, hacer que trabaje o hacer que esté de acuerdo con muchas ideas que posiblemente lo llevarán a un estado de esclavitud, tarde o temprano, a un estado de dependencia en alguna otra cosa. Asimismo, cuando el auto está simplemente estacionado en la calle yalgo lo choca, se dobla y queda deformado. Podríamos decir que cuando nos enojamos, preocupamos, emocionamos, asustamos, resentimos, avergonzamos, sentimos celos, etc., que también nos deformamos. Estamos muy lejos de sentirnos felices y satisfechos por dentro o de estar conscientes. Nosotros no elegimos este estado—nos sucedió, y en ese estado somos mecánicos. Lo primero que observaremos es que nosotros no elegimos nuestros estados.

Así que aquí mismo puedes tomar una hoja de papel y anotar las diferentes cosas que observes toda esta semana, día a día, conforme escuches las cintas. Observa lo que sucede en las relaciones, cuantas veces uno entra en un comportamiento mecánico. Se podría decir que tenemos botones expuestos: alguien llega y oprime un botón y estoy enojado; alguien más llega y oprime otro botón y estoy encantado, alguien más oprime otro botón y me siento fastidiado, agredido, o molesto de alguna otra forma. Ahora, no elegimos sentirnos de esta manera, simplemente sucedió. Obviamente, ninguno de nosotros elegiríamos estar molestos. Nosotros elegiríamos estar serenos y tranquilos, pero, en ese momento, notamos que no nos sentimos así la mayor parte del tiempo. Quizá pasen varios días y todo mundo está oprimiendo el botón adecuado y me siento muy complacido, pero tarde o temprano en una relación alguien olvida, alguien mueve algo que deje en cierto lugar, alguien dice: “¿Porque estás haciendo eso?” Alguien olvida hacer algo que dijeron que harían. Observemos la reacción mecánica. Estos son solo unos pequeños ejemplos de cómo se presionan botones.

La segunda idea de la escuela es que además de que el hombre es mecánico también es cierto que él está el 100% sujeto a la sugestión el 100% del tiempo. Ahora, para que una sugestión funcione debe estar basada en algo primordial dentro del hombre—su marco de referencia. Muy tempranamente en nuestra existencia, es posible que casi al momento del nacimiento, nos formamos una conclusión fundamental: “El único propósito de vivir es recuperar el estado de no perturbación por medio de ganar placer y escapar del dolor”. La mayoría de nosotros no hemos pensado en esto conscientemente. A medida que observamos una vez más, además de observar hasta qué grado actuamos mecánicamente, observaremos también que siempre estamos en busca de confort y placer en todos los niveles y luchando por evitar el dolor en todos los niveles. Estudiaremos los diferentes niveles de vez en cuando. Así que se podría decir que esto es una programa y utilizando el lenguaje actual de computación, podríamos decir que uno está programado y que cualquier cosa que no brinda el placer y el confort esperados, le hace reaccionar a uno y que cualquier cosa que causa dolor, también le hace reaccionar. Así que toda sugestión o bien ofrece que uno tendrá placer y confort en el futuro o que uno experimentará dolor en el futuro si uno no hace tal y cual cosa. Mediante la observación de esto empezaremos a observar la sugestión de que estamos el 100% sujetos a la sugestión el 100% del tiempo. En otras palabras, siempre la escuchamos. Si no hemos examinado al ser (el yo) y no estamos conscientes de este valor básico, esta programación básica, que el único propósito de vivir es recuperar el estado de no perturbación, encontraremos que no solo estamos sujetos a la sugestión, sino que la sugestión nos controla muy frecuentemente, si no es que el 100% del tiempo, pero para ser más flexible con uno mismo, diremos que casi todo el tiempo.

Sin embargo, anotémoslo y veamos con qué frecuencia, cuando “yo” leo un artículo en el periódico que habla de alguna catástrofe que va a ocurrir, me siento mal. Quizá lea de alguna epidemia de gripe que desciende por todo el país, quizá provenga del otro lado del océano. Tal vez sea gripe londinense o española o italiana o tal vez yugoslava, nunca hemos tenido gripe rusa porque de ese tipo es muy malo tener, de esa no tenemos. Si nos sentimos amenazados, observemos si sentimos un momento de urgencia, de alguna forma u otra. Mientras que esto quede sin ser examinado, continuará. Así que vamos a empezar a examinar, donde escucho las sugestiones. Recuerda que las sugestiones siempre ofrecen una recompensa por cierta serie de comportamientos, pensamientos o creencias y que al dejar de tener esa serie de comportamientos, en particular, uno es amenazado con una perdida. Todo esto es sugestión, por lo tanto podemos estar conscientes de ello.  Quizás leamos que el cáncer abunda últimamente, que las enfermedades del corazón están cobrando muchas vidas, y tal vez esto nos induzca a revisarnos el pulso, a examinarnos la piel o el cuerpo para ver si encontramos una bolita en alguna parte. Si encontramos algo, luego sentimos algún tipo de emoción súbita o sensación de urgencia. Esto, por supuesto, tiene su efecto en la fisiología, en la anatomía, e indudablemente tiene su efecto en la biología del cuerpo. Así que mucho de esto se detiene si empezamos a observar, no por algo que se desliza y nos ataca, sino por algo que surge del mismo hombre interior, el espíritu del hombre, el alma o la psique. En la actualidad, generalmente, utilizamos la palabra “sicología”. Hace algún tiempo utilizábamos la palabra “alma” en la traducción al inglés, la cual es una traducción exacta de la palabra griega “psique” que, por supuesto, es de donde proviene la palabra “psicología”.

Podríamos notar, y es uno de los principios de la Enseñanza, que toda y cualquier sugestión que fue aceptada, sin crítica alguna, únicamente aceptada porque parecía cierta, que cada una de estas sugestiones se convierte en una personalidad separada. Utilizaremos el término “no-yo” para describir a una personalidad falsa. Estoy seguro que todos estamos familiarizados con la historia de Pinocho. Un hombre tallo un muñeco de madera, y por alguna razón u otra, de repente cobro vida, salió corriendo por su propia cuenta y causó todo tipo de averías por sus travesuras. Así que cada uno de nosotros tenemos muchos, muchos Pinochos, o “no-yos”. Los formamos al aceptar una sugestión. Se quedaron, crecieron, se multiplicaron y han llegado a ser bastante poderosos y siguen su propio camino y uno por uno dirigen los asuntos de esta casa llamada yo, sea cual sea el nombre, el ser. Todos creemos que cada uno de estos “yos” esuno solo y el mismo. La Enseñanza de la Escuela dice que son personalidades separadas, y a medida que procedamos vamos a encontrar que se encuentran en varios partidos, y algunas de ellas cooperan y otras cooperan en otra ala, y posiblemente, cada una de ellas tiene un solo propósito real en mente, destruir al ser viviente.

La siguiente idea de la escuela es que el hombre siente que tiene derechos, y que tiene que defender estos derechos, y que culpa a todo lo que, según él, parece que le impide que tenga estos derechos. Por supuesto, los derechos se originan de la idea de haber tenido algo varias veces y luego sentimos que tenemos derecho a ello. Posiblemente sentimos que todo el mundo, ahora dijimos sentimos, pero se desconoce, pero a medida que observemos, saldrá a la luz, sentimos que somos el centro del universo y que todo el mundo debe dedicar su tiempo a cuidar de mis derechos. Yo los tengo y ellos deben quitarse del camino y deben hacer lo que se supone que deben hacer cuando se supone que lo deben de hacer. Por supuesto, si queremos reflexionar sobre los derechos un momento, reflexionaríamos en cómo llegamos a este mundo, tierra, desnudos, sin dinero, desvalidos e indefensos, ni siquiera entendíamos el idioma, no sabíamos lo que realmente necesitábamos—y quizá aún no lo sabemos. Encontramos que todo nos fue provisto, y logramos crecer hasta nuestro estado actual de circunstancias y no trajimos nada para asegurarnos de ello. Ni siquiera sabíamos cómo pedir. 

Me pregunto si tenemos derecho alguno o ¿será que hemos tenido muchos privilegios en varias ocasiones? Al lograr algo un cierto número de veces o cuando algo se nos da una y otra vez empezamos a aceptarlo como un derecho y sentimos que tenemos derecho a ello.

En otra hoja de papel en la parte superior anota: “Mis Derechos”. En cuanto te encuentres hablando con el ser (el yo) o con alguien más defendiendo a cierto derecho, o reclamando a cierto derecho, “Bueno tengo derecho a hacer esto y tengo el derecho a tener esto”, anótalo. Y al otro lado de la hoja anota: “Yo obtuve este derecho por medio de…” y anota que fue lo que te lo dio, como lo ganaste.

Cualquier cosa a la que le he dado un título, ganado, puede ser un derecho. Así que empecemos a ver a lo que en realidad tenemos derecho. Cualquier cosa que te puedan quitar no es necesariamente un derecho, ¿o sí?  Te darás cuenta de una cosa. En la Enseñanza de la Escuela se le dan significados específicos a muchas palabras, y estas serán señaladas y se utilizarán siempre que sea posible.

NO-YO: Cualquier cosa que resultó de una sugestión que ha sido aceptada y llevado a cabo y pensado que era verdad y es ahora una personalidad que subsiste por sí misma.

DERECHOS: Algo que no te pueden quitar.

Incluso la vida misma nos pueden quitar casi cualquier persona con un martillo, pistola, cuchillo, veneno, etc. Así que, tal vez, la vida es un privilegio; tal vez, conducir es un privilegio. Y tal vez la mejor forma en el mundo de perder privilegios es confundirlos con derechos y empezar a exigirlos. Si vemos que algo era un privilegio invertiríamos hasta cierto punto un esfuerzo, atención, consideración para obtener ese privilegio. Haríamos cualquier esfuerzo para mantener los privilegios con los que ya contamos, para realzarlos y posiblemente, incluso ganar más. De modo que, tal vez, sería muy interesante que al observar lo que nosotros consideramos que son nuestros derechos, que notemos que la mayoría son privilegios y ¿qué es lo que en realidad he hecho para mantener ese privilegio, para realzarlo, y ganar más? 

Otra idea de la Escuela es que el hombre tiene emociones de cólera, culpabilidad, miedo, inferioridad, inseguridad y sus muchas subdivisiones, tales como los celos, la envidia, el resentimiento, todas ellas el hombre no fue diseñado para tener y son, por lo tanto, ESTRÉS para él. Cuando esto sucede hay muchas adaptaciones al estrés que desintegran. Estas emociones básicas de colora, culpabilidad, miedo, inseguridad, celos, envidia y todos sus sinónimos y subdivisiones no son propias del hombre. En ningún momento fue diseñado para tenerlas. Estas se deben a su condicionamiento, a su conclusión básica de que el propósito de vivir es estar sin perturbación alguna, a un sinnúmero de sugestiones en cuanto a quien culpar, como actuar, etc. Estas emociones básicas crean un estado de ser de avaricia, vanidad y orgullo.

AVARICIA: Se define como el desear más, mejor y diferente. Sin importar lo que se tiene, al cabo de un tiempo, a pesar de que al principio uno se siente encantado con ello, se acaba el encanto y se cansa de ello o empieza a darlo por sentado. Uno empieza a aceptar que tiene derecho a ello y quiere más, mejor y diferente.

VANIDAD: se trata de todos los no-yos que tienen una imagen falsa de uno mismo de siempre tener la razón, de ser una persona maravillosa que es maltratada. 

ORGULLO: Es defender esa imagen falsa de uno mismo.

Procura hacer EL TRABAJO. El solo escuchar las palabras, aunque las escuches a cada hora, no producirá nada. Si uno se aplica y hace el trabajo, uno encontrará muchas cosas grandiosas.

La Tarea:

1.  Anota las diferentes cosas que observes esta semana, día a día, al leer la lección. Observa que sucede en una relación. Observa cuantas veces uno se comporta mecánicamente.

2.  Anota que tan seguido, al leer el periódico y enterarme que alguna catástrofe esta por ocurrir, me siento molesto.

3.  Anota “mis derechos” cuando te encuentres reclamando derechos.

4.  Anota como obtuve este derecho, por medio de… Como me lo gane. Todo lo que nos pueden quitar o podemos perder no es necesariamente un derecho, podría ser un privilegio.